PERROS DE ASISTENCIA Y ALERTA MÉDICA PARA PERSONAS EPILÉPTICAS

PERROS DE ALERTA MÉDICA PARA PERSONAS EPILÉPTICAS

¿Cómo pueden ayudar los perros a las personas epilépticas?

La epilepsia es una enfermedad que provoca crisis recurrentes con pérdida de conciencia, lo que puede llevar a la persona que la padece a problemas derivados de accidentes por caídas.

 

El Perro de Alerta Médica mejora la calidad de vida de su usuario y en ocasiones puede salvar su vida.

 

¿Por qué es importante el trabajo del perro de alerta médica?

El principal trabajo del perro es ALERTAR a la persona epiléptica, o a las personas que se encuentran con ésta, de la aparición inminente de una crisis.

Según las circunstancias, los perros entrenados pueden llegar a avisar con unos minutos de antelación.

La importancia del trabajo del perro es tal que en múltiples ocasiones salva a su usuario del padecimiento de peligrosas caídas debido a la pérdida de consciencia. Desgraciadamente, este tipo de accidentes derivados de las crisis pueden llegar a provocar daños graves e incluso mortales para el enfermo.

 

El trabajo del perro es muy importante, ya que aunque no pueda curar la enfermedad, puede minimizar considerablemente el riesgo de sus consecuencias.

 

¿Cómo avisan los perros de la aparición de la crisis recurrente?

El perro puede entrenarse a desarrollar el comportamiento más adecuado para cada caso. Éste comportamiento puede ser la realización de ladridos insistentes de alerta, tocar con la pata a la persona, tocar una campana o botón conectado a un sistema de alerta médica de emergencias, entre otros.

Las particularidades de cada usuario hacen que el equipo de entrenamiento canino opte por adiestrar al perro en uno u otro comportamiento de aviso.

 

¿De qué otro modo ayuda el perro al usuario?

Los perros de asistencia de la tipología de Alerta Médica desempeñan más tareas además del aviso. Dichas tareas son igualmente importantes para la seguridad del usuario y su calidad de vida, aunque no sean tan conocidas para la mayoría de la gente. A continuación hablaremos de ellas.

 

La estimulación

En una gran cantidad de casos de crisis epilépticas se ha comprobado que la estimulación al paciente le hace recuperar la conciencia más rápidamente que la ausencia de ésta. Por ello, las personas (cuidadores, familiares o allegados de los enfermos epilépticos) realizan una serie de acciones con la finalidad de recuperar de la consciencia del afectado lo más rápido posible.

Las acciones de estimulación van encaminadas a activar la percepción sensorial del enfermo, es decir, activar su sistema nervioso. A la práctica se suelen realizar pequeñas friegas en el cuerpo, hablar suavemente esperando respuestas, realizar movimientos de objetos ante los ojos (si están abiertos). La finalidad de todo ello es activar de forma suave la vuelta en si del enfermo.

El perro de alerta médica se entrena para estimular a su usuario durante el padecimiento de una crisis de pérdida de consciencia. Los comportamientos que realiza el perro son suaves friegas con su cuerpo, incluso pudiendo llegar a lamer al usuario si con ello consigue el efecto deseado.

Se ha comprobado que la estimulación que realiza un perro es más efectiva que la que puede realizar una persona, haciendo descender en gran medida el tiempo en que el enfermo se encuentra sufriendo la crisis.

Lo verdaderamente importante del trabajo de estimulación que realiza el perro es que el riesgo de secuelas causadas por la crisis recurrente puede llegar a ser directamente proporcional al tiempo que ésta dura. Un tiempo prolongado de la crisis epiléptica no solo tiene un riesgo mayor de provocar secuelas, sino que también produce un desgaste en el paciente que afecta a la realización de sus actividades posteriores a la crisis y en definitiva, a su calidad de vida.

Si alguien pregunta ¿Por qué el perro puede conseguir algo que una persona o máquina no puede? No tenemos respuesta para eso.

El trabajo de estimulación que realiza el perro es muy importante, pero dicho trabajo cobra mayor importancia cuando el usuario se encuentra solo y nadie puede atenderlo.

 

 

La entrega del botiquín de emergencia

Los perros de aviso se entrenan para traer medicamentos o materiales para curas en los momentos en que el usuario sufre una crisis.

Las personas que conviven con un enfermo epiléptico, desgraciadamente saben que faltan manos en un momento como éste. Muchas veces debemos mantenernos junto al afectado para velarlo, para mantenerlo en una posición de seguridad o simplemente porque la situación no nos permite dejar sola a la persona. Es en este preciso instante cuando la persona cuidadora o el mismo usuario (depende de cada caso) puede pedir al perro que traiga gasas o cualquier otro material que sea necesario emplearse ante estas circunstancias. De esta manera, el usuario tiene acceso inmediato al botiquín y, en caso de haber una persona atendiéndolo, ésta no abandona al afectado.

Estos materiales tan imprescindibles suelen situarse en un lugar que el perro conozca y tenga accesibilidad. De esta manera el perro va a buscar el botiquín de emergencia cuando se le pide.

En situaciones fuera de un ambiente familiar, el perro lleva un peto con bolsillos que contienen el botiquín, de manera que siempre pueda estar disponible de forma inmediata.

 

El día a día del usuario y su perro de alerta médica

En Cataluña, la ley garantiza el acceso a los perros de alerta médica a cualquier lugar público. Para ello, el perro debe estar acreditado como perro de asistencia por la Generalitat de Catalunya y estar debidamente identificado mediante un peto identificativo y la documentación pertinente.

De esta manera, el perro puede cumplir su función allá donde vaya su usuario, ya sea su trabajo, centros comerciales, hospitales, etc.

 

¿Cómo puedo disponer de un Perro de Alerta Médica?

Si usted está interesado en un Perro de Alerta Médica para Epilépticos, póngase en contacto con nosotros y le asesoraremos.

  • NALA

    NALA

    Perrita de asistencia a epilépticos. Desde febrero de 2014 convive con Marc, su usuario. Es la primera perra de asistencia a personas epilépticas acreditada por la Generalitat de Catalunya.

  • MAX

    MAX

    Desde mayo de 2015, Max trabaja como perro de asistencia para discapacitados físicos.

  • POLKA

    POLKA

    Polka es una perrita que actualmente se encuentra en periodo de formación. En breve se le asignará un usuari@ .

  • MAYK

    MAYK

    Nuestro perro de asistencia más joven de visita al Parlament de Catalunya

NALA, perrita de asistencia a personas epilépticas.

Exhibición de Max perro de asistencia y servicio

Max perro de asistencia discapacitados físicos

Entrenando la recogida de pequeños objetos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies